Search
  • ¿Cómo sé si soy un Falso Autónomo?

    Tal y como refiere el equipo de Laboro, el Tribunal Supremo estableció unos criterios básicos que, en caso de cumplirse, demuestran la relación de dependencia entre el trabajador y el empresaurio. Si los cumples y estás en situación de autónomo, la empresa te está engañando:

    Voluntariedad: Es lo que diferencia un acuerdo o contrato de otro por imperativo legal. En esencia, lo que caracteriza a toda relación laboral.

    Retribución: En el caso de los falsos autónomos, y a diferencia de un autónomo real, su retribución se deriva del carácter de ajenidad. Tanto la periodiocidad como las cantidades o posibles ‘pluses’ son estipulados por la empresa. Es decir, tu salario que definido por la organización y no por ti.

    Dependencia: El trabajador está supeditado a la organización: su tiempo, horario, estructura de trabajo, tareas… Será el empresario quien establezca cómo y cuando realizar el trabajo, y no el trabajador.

    Ajenidad de medios: El material con que desempeña su trabajo el trabajador o trabajadora no son de su posesión sino de la empresa. No obstante, existen casos donde el empresario ni siquiera pone su material, como es el caso de diseñadores o redactores que han de trabajar con su propio ordenador, escáner o impresoras.

    En síntesis, cuando sea el empresario quien parta el bacalao, quien decida cómo, cuándo y a qué precio se realizará la tarea, nos encontraremos ante una situación clara de Falso Autónomo. Ni qué decir tiene, no se han de cumplir todos los puntos anteriores pero sí conviene tenerlos en cuenta para saber en qué situación estamos.

    Was this helpful?

Campañas

 

 

Publicaciones

 
Revista estudios

Enlaces

FAL