Contra la escalada punitiva, una multitud desobediente

Patricia Manrique (CNT Santander)
El Estado avanza en la guerra civil. Afila sus armas. Y tiene una ligera ventaja en el diseño del campo de batalla -aunque no siempre-. A comienzos de 2015, nos encontramos ante la inminente aprobación de dos peldaños fundamentales de la escalada punitiva del PP que, si bien pone de manifiesto su debilidad, no deja de suponer un escollo y una afrenta para todas aquellas personas que se oponen, y lo diré de un modo amplio, a la injusticia. Todas en general, y nuestras militantes en particular. Y es que, como contraparte necesaria del programa de recortes aplicados en el ámbito socioeconómico, la ultraderecha ha generado una batería de cambios en la justicia que penan tanto la pobreza como la protesta. Y nosotras y nosotros estamos con la gente pobre y con la gente que protesta.

Juicio Tinamenor

Ayer, 5 de marzo, tuvo lugar el juicio contra la empresa Tinamenor y las ETT´s Nortempo y Flexiplan. Durante el juicio las empresas denunciadas reconocieron la cesión ilegal y la improcedencia del despido de las 16 trabajadoras de la sección sindical de la CNT. A pesar de ello, en privado y en una maniobra cuando menos "sorprendente" que deja claro el papel de los órganos judiciales en lo que respecta a la aplicación de sus propias leyes; el juez "conminó" a las trabajadoras a llegar a un acuerdo económico con las empresas denunciadas, ya que según sus propias palabras, a pesar de todo "no veía el despido nulo" y las trabajadoras " debían hacerse cargo "de lo que supondría reincorporarse a una empresa que ya no las quiere".

Campañas

 

 

Publicaciones

 
Revista estudios

Enlaces

FAL